martes, 18 de noviembre de 2014

Caída y ocaso de Manoj Nelliyattu Shyamalan



Los cisnes no cantan. El único sonido que emiten estas hermosas aves es un graznido sordo y quedo, que contrasta con su nívea belleza. La expresión por tanto de "el canto del cisne", como metáfora referida a la última obra o actuación de una persona, proviene de la creencia popular que los cisnes, presagiando su propia muerte, entonan una canto final antes de abandonar este mundo.

Patrañas. Ni los cisnes cantan antes de morir ni los cineastas lo hacen después de muertos.  Nuestro invitado de hoy, goza de la singular fama de ser uno de los directores de cine más odiados del mundo. Muchos son sus defensores que mantienen que "su canto de cisne" aún está por llegar.  Sin embargo, me tempo que son muchos más sus detractores, que especulan con que el cisne ya no puede cantar, porque está muerto.

Hoy les presentamos a: Manoj Nelliyattu Shyamalan, más conocido como M. Night Shyamalan.


Vamos a ver los rasgos típicos que caracterizan a este Apu Nahasapeemapetilon del séptimo arte:

1. Sorpresa final.
Siempre hay una frase, una foto o una conversación que revelan el oscuro secreto que ha estado latente en toda la película.  Con "El Sexto Sentido" le fue genial, porque fue una sorpresa mayúscula. Este experimento lo repitió con "El Protegido" y con "El Bosque"... El problema es que la primera vez te sorprendes... la segunda vez te lo esperas... la tercera... rezas para que no sea tan previsible.
Con el tiempo, el hindú decidió no poner una sorpresa final en cada una de sus películas, pero digamos que este recurso es como gritar de repente: ¡¡¡SEXO!!!". No sirve de mucho pero la atención de la gente la has conseguido.

2. Lo sobrenatural.
Siempre. O hay algo fantasioso. O algún muerto. O yo soy una ninfa marina. O soy un fantasma. etc. Shyamalan-din-don es la Rocío Jurado del cine sobrenatural... a tocado todos los palos. Extaterrestres, fantasmas, criaturas de fantasía, magos, etc... Cualquier cosa le vale.
Hay que tener en cuenta, que los 90 y los inicios del 2000 aún contaban con la filia hacia lo sobrenatural, de la que Shyamalan-din-don se hizo eco. Pero esa fascinación fue desapareciendo. Aún hay gente que busca ovnis (Robbie Williams, sin ir más lejos) pero ya no mueve tantas masas como antes.

3. La atmósfera.
Pocos cineastas crean una atmósfera de suspense de forma tan perfecta como él.  La música, los paisajes de Pensilvania (donde rueda casi todas sus películas), el tempo... esto, que es un tesoro en sí mismo, se vuelve contra él en su cine.  ¿Por qué? Pues porque te introduce muy bien en un ambiente, con un excelente (por lo general) punto de partida, para luego divagar de forma estúpida por una maraña de ideas de filosofía New Age.

4. El ego.
Como es un gran fan confeso de Hitchcock, el siempre aparece en sus películas.  Sin embargo, al igual que Alfredo no decía ni mu, Shyamalan-din-don comenzó por aparecer fugazmente en sus films hasta conferirse un papel casi protagonista. Cuando en "Señales" se hizo con un papel menor, incluso tuvo su gracia, porque bueno... tampoco es que fuese tan importante. Pero cuando el muy tarugo se puso delante de la cámara como escritor mesiánico en "La Joven del Agua" fue para caerse muerto. No sólo sales en un papel relevante en la película, es que te pones en la piel de un escritor que inspirará al próximo Presidente de EEUU, que morirá asesinado y que cambiará el curso de la humanidad.... En fin. Es lo que se llama comúnmente "hacerse una autofelación en pantalla".


Sus otros films como "Airbender" o "After Earth" son simplemente, vomitivos. Yo recomiendo encarecidamente el falso documental "El secreto de M.Night Shyamalan" que se distribuyó con motivo del lanzamiento de "El Bosque". Es cine en estado puro. Ahora bien, espero que consumáis estupefacientes antes de su visionado.


Shyamalan-din-don es muy odiado por la crítica más que por el público. Más que nada por ese gigante ego al que antes hacíamos mención.  Es una mierda que te vendan humo, pero si al menos lo hacen con elegancia te quitas el sombrero. Pobre hombre.

No sé si Shyamalan-din-don volverá algún día.  Aún me acuerdo cuando Tarantino apareció en un cameo en "Little Nicky" (Adam Sandler... no os digo más). Mucha gente ya presagiaba su muerte después de "Jackie Brown"... y ahí volvió, dándolo todo con "Kill Bill".  Así que nada está escrito.

Yo creo que sí volverá.  No porque tenga talento ni nada parecido, sino porque si hay algo en Hollywood que gusta más que una caída, es un levantamiento. Un viejo Mickey Rourke que se levanta de sus cenizas y casi te gana un Oscar. Un revival del género Peplum... todo lo que implique pasta gansa de algo que se ha hecho una y otra vez y vuelve a dar dinero una  vez más.



No hay comentarios:

Publicar un comentario