jueves, 13 de noviembre de 2014

La hija rancia y cool del Padrino.


"Cantas, actúas y pintas, escribes poemas... todo lo haces bien..." Pues sí, la canción "La reina del Pop" de La Oreja de Van Gogh, le va ni que pintada.

Con un talento estético brutal, gran oído musical y con esa cara eterna de oler a mierda, hoy les presentamos a: Sofía Coppola.


Dicen que su padre, Francis Ford Coppola, le regaló a Winona Ryder el papel de Mina en "Drácula de Bram Stoker" para compensarla por haber "cedido" su papel de Mary Corleone en "El Padrino III". Se argumentó en su momento que la cleptómana de Winona estaba enferma y por eso no pudo interpretar el primer papel... ejem...claro. Por esa misma razón Tori Spelling formó parte del elenco de la serie de tv "Sensación de Vivir", porque ella era una estupenda actriz dramática, no porque su padre (Aaron Spelling) fuera DIOS en la televisión americana... en fin. Continuemos con Miss Coppola.

Al margen de su carrera como actriz, diseñadora o modelo ocasional, lo que aquí nos ocupa es su faceta como directora.

Comenzó con unos cuantos cortos (sin pena ni gloria) hasta que llegó su primer largo: "Las vírgenes suicidas" (creo que en 1998 o 1999).  La crítica la aclamó por ese tufillo de cine indie que tanto les gusta a los yankees. Ahora es muy mainstream, pero en los albores del siglo XXI era lo más.

La historia versa sobre un grupo de hermanas preciosas (con Kirsten Dunst a la cabeza) que vuelven locos a los chicos y se suicidan porque tienen una madre horrible (Kathleen Turner) y no se qué de la inconsistencia de la vida... Es ese rollo del cine indie (y más de Miss Coppola) donde las cosas pasan un poco porque sí.   Por cierto, me resulta enormemente curioso que nadie mencionara jamás que Las Vírgenes Suicidas es en realidad, La Casa de Bernarda Alba de Lorca.

En esta película ya podemos ver muchos de los rasgos que van a caracterizar el cine de Miss Coppola. Ella, neoyorquina e hija de uno de los grandes del cine, era lo que llamamos ahora una it girl (aunque en su tiempo ese término aún no se había acuñado). Sus películas, siempre tienden a reflejar esa faceta suya: jóvenes cool que tienen la apariencia de un hipster, pero el carácter de un emo. Es decir, llevan flequillo y adoran a la muerte... o son novios de la muerte... no sé, no entiendo bien a los emo. Si el personaje principal es más mayor (Bill Murray o Stephen Dorff), tiene el mismo aspecto cool y es un niño por dentro... todo muy raruno.

Se trata de gente que puede parecer que lo tienen todo, pero que se sienten vacíos por dentro... inconsistentes... rodeados de gente pero solos... esperando algo que no llega. Perdidos. Vamos, de esa gente a la que mi santa madre, si los tuviera delante, les diría:

"Mira, a ti te preocupa la inconsistencia de la vida porque no tienes un problema de verdad.  Anda que si te quedas sin trabajo y tienes que pagar una hipoteca y mantener a dos niños va a preocuparte a ti la puta inconsistencia de la vida... Inconsistente, inconsistente...¡¡Tú eres gilipollas!! (colleja)".

Mi madre: Quevedo.

La estética de Miss Coppola es una mezcla entre motel de los 70 en verano y el aparcamiento vacío de un hotel de lujo en Dubai: mucho sol, soledad, cigarrillos, más soledad, algún que otro cocktail, camisetas lisas con mensaje estúpido, miradas perdidas, otra tanda de soledad, shorts y una chica de pelo lacio. Todos los personajes tienen pinta de poder irse a un karaoke de un momento a otro. O robar. O meterse en una piscina de un hotel de noche (eso les encanta). O de quedarse en bragas porque sí. Son emo. Luego a lo mejor se matan. O mejor, siguen viviendo sus miserables vidas...

Es como un anuncio de compresas, pero más largo.

La música es otro punto importante.  Miss Coppola es medio punk, medio rock... "medio lapona, medio esquimal, medio mongola" (Adoro a Joaquín Reyes).  Ella no hace cine, hace videoclips (lo cual, he de decir que me encanta). La banda sonora para ella es vital. Mete todo lo que puede y más. Vamos, que al final su peli parece el cartel del FIB.

Con "Lost in Translation" lo petó. Planos eternos. Scarlett Johansson (que sepáis que se llevó el papel porque Kirsten estaba ocupada con Spiderman II) y Bill Murray en Japón.  Planos de Ginza en hora punta desde el Starbucks (sin permiso)... Ella sonríe. O llora. Él pone su cara que a todo el mundo le encanta. Van a un karaoke. Rompen una botella. Corren. Ella sonríe. O llora. Él elige el color de una moqueta... En fin, a mí la película no me mata. Pero a la gente le encanta.  Siempre digo que para gustos los colores, pero ¿qué le veis? En fin...

A esa perla, la siguió "Marie Antoinette". La pusieron a parir. Tengo que decir que a mí me gustó porque era una adaptación libre de la puta y manida historia de María Antonieta. Me gustó ver cómo Miss Coppola adaptaba todos sus patrones (jóvenes cool, música punk, amaneceres, moda...) a otra época. Me gustó Kirsten, la verdad. Descubrí a la maravillosa Rose Byme... Bueno, la peli la abuchearon un poco en Cannes, pero yo creo que estuvo guay.

Después hizo "Somewhere" y luego "The Bling Ring".. más de lo mismo. Y ahora va a hacer la adaptación real de "La Sirenita" que puede ser genial o una mierda absoluta. Miss Coppola se está convirtiendo en la ruleta rusa del cine. Hagan sus apuestas.


Conclusión:
A todo el mundo le gusta "Lost in Translation", claro que todo el mundo es muy borrego. A todo el mundo le gusta Bill Murray (cosa que tampoco entiendo)... y cuando tú, ignorante de la vida, dices que esa película te parece un poco mierder, se te echan encima diciéndote que no tienes ni puta idea...
Miss Coppola siempre tendrá esa cara de "¿Eres tú el que me ha puesto leche desnatada en vez de leche de soja en mi Latte Macchiato?"  Pero es cierto que tiene una visión distinta del cine y eso siempre es refrescante.  Me gusta mucho cuando un director imprime su sello a cada una de sus películas. Es una marca en sí misma. Aunque siempre ponga esa sonrisa forzada que parece que le cuesta un huevo. Ese palo metido por el culo. ¿La amo o la odio? No sé. Igual no soy lo suficientemente cool para opinar...



    No hay comentarios:

    Publicar un comentario